Skip to content

“No es lógico que un niño entre con el celular en el aula”

06/11/2008

Arturo Canalda, Defensor del Menor de la comunidad de Madrid, dice que a veces curiosea el correo electrónico de sus hijos pequeños, pero que “no es violar su intimidad, sino protegerles”

SI salen en los medios de comunicación, hay que taparles los ojos. Los padres intentan sobreprotegerles para pagar en especie el tiempo que no les dedican, se intenta evitarles cualquier problema…Vivimos en una sociedad en la que no hay tiempo para los hijos”. Así justifica el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid el aumento de violencia entre los más pequeños. Arturo Canalda, que ocupa este cargo desde noviembre de 2006 y es padre de seis hijos, participó en octubre de 2008 en el XXXVI Congreso de la Enseñanza Privada de la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE).

¿Es cierto que crece la violencia entre los más pequeños o es una exageración para dar grandes titulares?

Es verdad que en los últimos años ha aumentado la agresividad entre los más pequeños y se denuncian más casos de acoso escolar y violencia juvenil. Pero también es cierto que el 99% de los niños de nuestro país son normales, buenos y pacíficos, personas que intentan formarse para ser, en un futuro, buenos profesionales, ciudadanos comprometidos que puedan hacer una sociedad mejor.

¿Quién es responsable de esta situación?
Creo que somos culpables todos. Cuando un niño llega a casa a las cinco, enciende la televisión y lo primero que ve es una pareja discutiendo en un plató, un padre que descubre en tiempo real que no es el progenitor del niño que tiene al lado o un famoso detenido por robar millones, estamos haciendo ver a los pequeños una sociedad que no es la real, unas situaciones que no son las habituales. Como ven la televisión solos, sin un adulto que corrija los mensajes que reciben, se crea en ellos mucha confusión.

Se hacen muchos diagnósticos pero se aportan pocas soluciones…
Es difícil plantearlas. Cuando una Administración decide proponer una normativa para regular la convivencia en las aulas es criticada. No parece lógico que un niño pueda entrar en clase con móvil y, sin embargo, hay muchas autonomías que lo permiten.

¿Qué papel juegan las familias?
El más importante. No olvidemos que los padres son los primeros responsables de la educación de los hijos. No tiene sentido atribuir esa responsabilidad únicamente a la escuela. Y muchos padres lo hacen, mientras ellos se dedican a sobreproteger a los hijos. A mí me ha llegado alguna denuncia de un padre porque en el colegio han prohibido que su hijo utilizara el móvil y eso, en su opinión, suponía coartar la libertad de comunicación.

¿Y qué propone para el ámbito educativo?
Hay que cambiar el sistema que rebaja el nivel de exigencia para que todo el mundo alcance un mínimo. Precisamente, hay que ofrecer muchos más medios a aquellos que más dificultades tienen, pero sin rebajar el nivel general del sistema educativo.

¿Qué prohibiría a sus hijos?

Soy bastante contrario a que entren en redes sociales. Quizá es un planteamiento muy personal, pero veo la cantidad de delitos que comienzan en estas redes y me niego a que mis hijos se metan ahí. Creo que muchos padres desconocen el peligro que existe en internet. En el ejercicio de los deberes de los padres, está el de garantizar la seguridad de sus hijos. Y eso muchas veces pasa, si se me permite la expresión, por violentar la intimidad de nuestros hijos. No me importa decir que a veces curioseo el correo electrónico de mis hijos pequeños. Y me parece que eso no es violar su intimidad, sino protegerles. Otra cosa es cuando ya son más mayores, entre otras cosas, porque la capacidad de equivocarse o de cometer imprudencias es mucho menor.

“Los padres sobreprotegen a los hijos para compensar el poco tiempo que les dedican”

¿Cuál es la mayor fuente de delitos entre los menores?
Me parece que todo el ámbito de las nuevas tecnologías. Creo que habría que proponer una asignatura que contenga una materia específica sobre tecnología y su dimensión ética, moral y social. Los teléfonos móviles permiten un acceso a contenidos inadecuados mucho más sencillo de lo que creemos.

¿Son conscientes los padres?

Cuando hablamos de internet, es un terreno complicado, porque existe una brecha tecnológica entre padres e hijos en la cual es muy difícil entrar. Los padres no tenemos información suficiente y los niños siempre van un paso por delante. Les instalas un filtro y lo quitan. En definitiva, es la lucha eterna para ver quién gana esa cuota de poder.

¿Demasiada permisividad?

Vivimos en una sociedad difícil, donde los niños no existen. No hay tiempo para ellos, los dos padres trabajan fuera, intentan evitarles cualquier problema, pasan mucho tiempo solos delante de la televisión y del ordenador. Al final, los padres tienden a sobreprotegerles para compensar el poco tiempo que les dedican. Y los niños tienen que saber que la vida es muy complicada, que nadie te regala nada, que hay que esforzarse, que hay que luchar contra los propios compañeros para triunfar.

Fuente:gaceta.es

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: