Saltar al contenido

Proponen una ley contra el uso invasivo de la cámara del celular

05/02/2009

El republicano Peter King, congresista por Nueva York (EE UU), impulsa un proyecto que podría obligar a todos los fabricantes de teléfonos móviles a incorporar a sus dispositivos una modificación para proteger a los menores. Todos los móviles emitirían un sonido en el momento de tomar una fotografía. Así las personas de alrededor estarían prevenidas.

La propuesta propone que el fabricante no ofrezca la posibilidad de que el usuario silencie ese sonido.

El representante conservador ha presentado una propuesta de ley en la que afirma que está probado que los teléfonos móviles se utilizan a menudo para tomar fotos de menores en situaciones comprometidas. “Niños y adolescentes han sido explotados por fotos tomadas en vestidores y lugares públicos usando la cámara del móvil”, dice la norma propuesta.

No sería el primer país en incorporar una legislación similar, pues en Japón los fabricantes de teléfonos móviles están ya obligados a incorporar características de este tipo por ley.

En EE UU, de aprobarse la ley que impulsa Peter King, los fabricantes tendrían que añadir un tono que se oiga claramente a cierta distancia cuando el propietario del móvil pulsa el botón para tomar una fotografía.

Fuente: 20minutos.es

Cuando la violencia se suma a la adicción al teléfono celular

10/12/2008

Jueces y expertos coinciden en diagnosticar un aumento de la violencia de las niñas tanto fuera como en Internet. Sólo hay que rastrear un poco por los portales de la red para presenciar peleas de chicas, grabadas con teléfono móvil, mientras otros jóvenes las jalean. Pero hay casos en que la violencia se junta con la adicción al móvil.

Una joven, por ejemplo, maltrató durante seis meses a su madre por la prohibición de hablar por el teléfono móvil debido a un exceso de gasto. La chica rompió la televisión y varios muebles.

No es un fenómeno nuevo, pero sí en auge. A pesar de que los varones continúan siendo los grandes protagonistas de la delincuencia juvenil, los datos de los últimos años corroboran la percepción que ha ido calando en la sociedad: cada vez hay más chicas jóvenes que cometen delitos, agresiones o infracciones.

Si bien la delincuencia juvenil es típicamente masculina, en el ámbito de la violencia familiar se equiparan ambos sexos. E incluso se supera. El pasado año, el juzgado de menores de Jerez de la Frontera anotó por primera vez más casos de chicas infractoras que de chicos y buena parte de la explicación se debió a la violencia doméstica.

El fiscal jefe de menores de Jerez, José Miguel Martínez, interpretó este tipo de reacciones en la falta de respeto hacia los padres, derivados de que “hemos pasado de una familia autoritaria a una negligente o superprotectora, cuando se debería haber pasado a la familia democrática, con un control y un afecto equilibrado“.

La violencia familiar preocupa a José Chamizo, Defensor del Pueblo y del Menor, sobre todo en los casos madre-hija, “algunos de ellos con una violencia desmedida, quizá porque la madre marca los límites de las adolescentes y pasa más tiempo con ellas”.

Si bien la delincuencia juvenil es típicamente masculina, en el ámbito de la violencia familiar se equiparan ambos sexos. E incluso se supera. El pasado año, el juzgado de menores de Jerez de la Frontera anotó por primera vez más casos de chicas infractoras que de chicos y buena parte de la explicación se debió a la violencia doméstica. Una joven, por ejemplo, maltrató durante seis meses a su madre por la prohibición de hablar por el teléfono móvil debido a un exceso de gasto. La chica rompió la televisión y varios muebles.

Fuente: europasur.es

Cuando la publicidad de teléfonos celulares asalta a los menores

09/12/2008

Los celulares son una realidad en nuestra vida. Pero no sólo en la vida de los adultos, sino en la de los menores. La periodista y profesora Diana Sofía Giraldo da la voz de alerta ante el “asalto a los niños” que hace la publicidad de los teléfonos celulares.

“Ya son muchas las cartas al Niño Dios y a Papá Noel pidiéndoles que traigan celulares en Navidad. Y eso está mal. Muy mal. Difícilmente podría ser peor”.

“Y ahora se anuncian celulares para niños menores, que pretenden abrir un mercado de infantes en edad preescolar”.

“Tendremos niños que ni siquiera saben leer ni escribir pegados al celular, fanáticos de las llamadas por teléfono e inmersos en la cultura de la recepción inmediata, la utilización indiscriminada, las urgencias artificiales, la rodada por el despeñadero del consumismo y la recepción de mensajes no deseados y de toda clase de juegos, sean a no apropiados para su edad”.

“Eso, por supuesto, no puede calificarse como un avance en la educación, ni como un ejemplo de la tecnología puesta al servicio de la formación de las nuevas generaciones”.

“Es frecuente el espectáculo de mayores y adolescentes colgados de un celular mientras conducen bicicletas, automóviles, buses y camiones. O mientras los esquivan. Ahora nos encontraremos con niños que comienzan a caminar pegados del celular. Y sólo falta que se anuncien los aparatos especialmente acondicionados para que los bebés aprendan a llorar por celular desde los cochecitos o a gatear con teléfono en mano”.

“No vale el argumento de que es responsabilidad de los padres controlar la utilización del celular en esas edades. Frente al asalto de la publicidad, que los muestra como la máxima atracción, los niños terminarán convirtiendo en una tragedia doméstica la negativa o la restricción”.

“Y si algún pequeño lograra escapar a las oleadas de anuncios en prensa, radio y televisión, caerá en el afán de imitación cuando llegue a su jardín infantil o a su colegio y vea a sus compañeritos ostentando celulares”.

“Como no tienen todavía el criterio suficiente para establecer los límites en estos casos, son la población más vulnerable a la embestida publicitaria volcada a favor de un consumismo desaforado. Las pruebas abundan en otros campos”.

“Una cosa son los monitores y los intercomunicadores o las conexiones de Internet que les permiten a los padres acercarse, en cualquier momento, a sus hijos que estudian o permanecen en el hogar, y otra enganchar al celular y su uso indiscriminado a unos niños incapaces de defenderse de los asaltos contra su candidez”.

Quedan pendientes dos preguntas: ¿está comprobado que no hay ningún riesgo para la salud? ¿Es ético este asalto?

Fuente: cope.es

El 70% de los niños valencianos de más de diez años tiene móvil y el 82% utiliza Internet

21/11/2008

El 96,6% de los niños de entre 10 y 15 años de la Comunitat valenciana ha utilizado un ordenador en los últimos tres meses, y el 70% de los chavales tiene un celular, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) incluidos en la Encuesta sobre Equipamiento y Uso de Tecnología de la Información y Comunicación en los hogares. Esta cifra, ligeramente superior en el caso de los chicos que en el de las chicas, está por encima de la media nacional, cuyo índice de usuarios ronda el 94%.

El 70% de los chavales de la Comunitat tiene un celular. En lo que respecta a las niñas esta cifra se sitúa en el 72% y en el caso de los chicos en el 66,3%. La media nacional en la disposición de un terminal de telefonía celular está en el 65,8%, cuatro puntos por debajo de las cifras de la Comunitat.

Los padres son los que suelen adquirir un teléfono celular para sus hijos y cada vez es más frecuente que los terminales cuenten con servicios de llamadas restringidas, tanto las realizadas como las que se reciben, así como la opción de identificación del lugar en el que se encuentra el adolescente, en función, claro está, de las prestaciones que ofrezca cada compañía de telefonía.

Fuente: lasprovincias.es

El celular empobrece el lenguaje

19/11/2008

El uso excesivo de “chats”, “messengers”, y sobre todo el celular, tiene una consecuencia muy negativa: el empobrecimiento del lenguaje y el desconocimiento de las reglas ortográficas. El empobrecimiento del lenguaje conlleva la impacacidad de expresar emociones, de abstracción, de comunicación, de crecimiento.

Según Fran J. Márquez, diplomado en Magisterio “el uso de una terminología y vocabularios tan particulares, con innumerables abreviaturas, simbología, sustituciones, etc., hacen mella en los alumnos, que no saben cambiar los registros idiomáticos que emplean con sus amigos e interlocutores, ya que su registro está en plena formación, en pleno crecimiento, y aún no tienen la capacidad de hacer bifurcaciones en el mismo dependiendo del contexto. Cada vez con más frecuencia, nos encontramos en los exámenes innumerables errores como “q” en vez de “que”, “xa” en vez de “para”, o “+” en vez de “más”, entre otros innumerables casos, que son errores de ortografía, y así son considerados a la hora de corregir. La situación llega a tales esferas, que existe incluso un diccionario de mensajes de celular, (www.diccionariosms.com), que no nos ayuda precisamente en nuestra tarea”.

Extraído de: Diario de Jerez

Familia y escuela frente a la adicción al celular

18/11/2008

El estudio “Consumos y mediaciones de familias y pantallas. nuevos modelos y propuestas de convivencia” de Antonio Gabela y Carmen Marta, integrado en el proyecto Pantallas Sanas de la Comunidad de Aragón (2008) constata que “actualmente la educación ya no pivota en los dos pilares fundamentales, familia y escuela, sino que se asienta en un trípode, con una nueva pata que son las nuevas tecnologías” como lo son los teléfonos celulares. Sus conclusiones ahondan en la necesaria intervención de los padres para un consumo sano y no adictivo de las nuevas pantallas, entre ellas el celular

El estudio, realizado con 127 padres de Aragón destaca que “la televisión, las videoconsolas, los dispositivos celulares, Internet, forman un universo poblado de conflictos e interacciones (…) Los menores, mantienen hoy una estrecha y continua convivencia con las diferentes pantallas (televisión y cine, internet, videoconsolas, celulares) que conforman un paisaje y un “hábitat de valores”.

Sin embargo, llama la atención que apenas el 35% de los padres restringa el tiempo de uso del móvil a sus hijos, o la autocomplaciente finalidad que parecen darle: “el teléfono celular se considera por parte de los padres un medio de localización, cuando los hijos pueden engañarles diciéndoles que se encuentran en un lugar, cuando están en otro distinto. Asimismo, pueden llevar a cabo usos muy diferentes: SMS, juegos on-line, descargas, etc”.

El estudio recomienda en sus conclusiones: “la salud de los niños y jóvenes actuales, depende en gran medida de la calidad en el aprendizaje del consumo sano alrededor y hacia las pantallas. La dieta audiovisual y multimedia condiciona su visión, valores, aptitudes, comportamientos, hábitos y convivencia en relación con el resto de contextos de pertenencia y referencia”.

Educar para prevenir

17/11/2008

En opinión de Christoph Steck (Head of Government Relations &Corporate Responsibility, O2 Alemania): “los teléfonos celulares no exhiben ningún riesgo serio para los niños de la escuela primaria hacia adelante; si hay una educación temprana y suficiente para niños y adolescentes. Sin embargo, los padres, las escuelas y la industria tienen que cooperar de cerca para construir la capacidad de los niños para utilizar los teléfonos celulares de forma responsable. Es seguramente uno de los riesgos principales en los que no debemos caer. Steck trabaja de cerca con las escuelas y las asociaciones de los niños para promover la capacitación de los niños, por ejemplo con el programa educativo “Curso de telefonía celular con Polly y Fred”. “También ofrecemos a padres y cuidadores las herramientas necesarias para prevenir sustos o que los niños se vean expuestos a contenidos dañinos”.

Información extraída del informe MENORES CONECTADOS.
OPORTUNIDADES Y RIESGOS de 2007 de Telefónica.

¿Un niño de 7 años necesita realmente un teléfono celular?

13/11/2008

Según un estudio de la Fundación SM, la Universidad Pontificia de Comillas-ICAI-ICADE y el Movimiento Junior, el 43% de los niños entre 6 y 11 años tiene móvil, porcentaje que alcanza el 82 en los chavales entre 12 y 14.

Cerca de 1.616.241 chicos y chicas de entre 10 y 15 años, el 64,7% del total, disponían de móvil. Tres años antes, en 2004, eran sólo el 45,7%. Son datos de la última encuesta del Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre equipamiento y uso de las tecnologías de la información y comunicación en los hogares españoles, de 2007.

Juan Manuel Romero, vicepresidente de la organización “Adicciones Digitales”, que trabaja para fomentar un uso racional y razonable de las nuevas tecnologías, considera esas cifras “una auténtica burrada”, y se pregunta: “un niño de 5, 6, 7 años ¿necesita realmente un teléfono?“.

“Si los padres estiman que eso les facilitará el control y la localización de sus hijos, el problema es todavía más grave, porque ¿un chaval tan pequeño puede pasar tanto tiempo solo?”.

Sin embargo, es difícil que, debido a que se ha convertido en un objeto de regalo, algún familiar o incluso los propios padres regalen un móvil a su hijo. José Antonio Luengo, psicólogo y secretario general del defensor del menor en Madrid, insiste en la idea de que el móvil “nunca” puede ser visto como un juguete. “No es ni lo debe ser nunca. Por eso no entiendo que los padres lo regalen por Navidad o en otras fechas señaladas. Muchos niños, pero también muchos padres, consideran que es un elemento de uso obligatorio. Y se equivocan”.

Fuente: gaceta.es

La adicción al celular está catalogada como droga

12/11/2008

La adicción a las nuevas tecnologías (celular, videojuegos, juegos on line) es tan dañina como la adicción a las drogas. Así está catalada desde el año 2006 por la Consejería de sanidad de Galicia. En ese año

La Consejería, a través de su Agencia Antidroga, puso entonces en marcha un proyecto piloto, denominado ‘Prevención de la Adicción a las Nuevas Tecnologías‘, cuyo objetivo era mentalizar a jóvenes y padres del riesgo que lleva aparejado el uso indiscriminado y abusivo de dichas tecnologías para evitar, así, una futura y peligrosa dependencia.

La adicción a las nuevas tecnologías entra en el grupo de las ‘adicciones conductuales’. Según el doctor Rubio, ‘se parecen a cualquier otro tipo de adicción. En este caso, se detectan porque los niños se pasan cada vez más horas delante de las pantallas, las video consolas y con el móvil’. Otros síntomas son la irritabilidad del niño y su incapacidad para dejar estos objetos.

‘Los padres -señala Rubio- notan que su hijo ‘vive’ sólo para eso y abandona sus relaciones con la familia, los amigos y no realiza otras actividades de ocio. Está tristón, irritable y muestra ansiedad’. este especialista recomienda, como tratamiento, ‘cortar por lo sano y que el niño realice otras actividades. Las restricciones tienen que ser de golpe y eso es lo que pactamos los médicos con las familias que vienen a consulta. Suele dar buenos resultados’, añade.
Fuente: Terra.es

Cuando un joven gasta en teléfono celular 600 euros al mes

10/11/2008

El 62,4% de los niños entre 10 y 15 años tiene teléfono móvil, (lo que pone en la calle 237.930 terminales en manos de niños). En el grupo de 16 a 24 años la tenencia de móvil es casi universal, llega al 98,3%, según la última encuesta del Instituto Nacional de Estadística.

El mal uso de las nuevas tecnologías ya abarcaría al 15% de adolescentes y jóvenes, según un estudio de la Fundación Gaudium. Y de ese mal uso, el siguiente paso es la adicción, que se produce “cuando empieza a influir negativamente en la vida cotidiana, cuando roba tiempo al ocio saludable y a las relaciones personales”. Lo subraya la psicóloga María José Mayorgas, coordinadora técnica de proyectos de la fundación, quien añade una segunda señal de alerta, que se recurra a ellas para calmar la “sensación de desazón, por ejemplo, por no estar conectado a internet o no saber quién ha entrado en tu red social”.

Una joven de 16 años de Tarragona reconoce que está castigada sin móvil porque la cuenta del mes anterior llegó a los 140 euros, pero el chico que está sentado a su lado en el patio del colegio, de 18 años dice que «eso no es nada, yo me llegué a gastar 600 euros en la cuenta del móvil en un mes. Fue cuando trabajaba como guardia de seguridad, era un trabajo muy aburrido. Ahora que he vuelto a estudiar y mis padres son los que pagan la cuenta he bajado hasta los 50 euros mensuales».
La personalidad influye mucho, apunta Mayorgas, y el riesgo de adicción crece cuando la autoestima es baja y escasean el espíritu positivo y las habilidades sociales. De hecho, el enganche tecnológico suele esconder problemas personales, familiares y sociales. “Los padres llegan a la consulta por problemas de estudios de sus hijos, o porque es tímido y le cuesta relacionarse”, señala la experta, “pero lo que hay en realidad es un problema de relación y no es que sea simplemente introvertido“.

Fuente: diaridetarragona

A %d blogueros les gusta esto: