Skip to content

Cuando la violencia se suma a la adicción al teléfono celular

10/12/2008

Jueces y expertos coinciden en diagnosticar un aumento de la violencia de las niñas tanto fuera como en Internet. Sólo hay que rastrear un poco por los portales de la red para presenciar peleas de chicas, grabadas con teléfono móvil, mientras otros jóvenes las jalean. Pero hay casos en que la violencia se junta con la adicción al móvil.

Una joven, por ejemplo, maltrató durante seis meses a su madre por la prohibición de hablar por el teléfono móvil debido a un exceso de gasto. La chica rompió la televisión y varios muebles.

No es un fenómeno nuevo, pero sí en auge. A pesar de que los varones continúan siendo los grandes protagonistas de la delincuencia juvenil, los datos de los últimos años corroboran la percepción que ha ido calando en la sociedad: cada vez hay más chicas jóvenes que cometen delitos, agresiones o infracciones.

Si bien la delincuencia juvenil es típicamente masculina, en el ámbito de la violencia familiar se equiparan ambos sexos. E incluso se supera. El pasado año, el juzgado de menores de Jerez de la Frontera anotó por primera vez más casos de chicas infractoras que de chicos y buena parte de la explicación se debió a la violencia doméstica.

El fiscal jefe de menores de Jerez, José Miguel Martínez, interpretó este tipo de reacciones en la falta de respeto hacia los padres, derivados de que “hemos pasado de una familia autoritaria a una negligente o superprotectora, cuando se debería haber pasado a la familia democrática, con un control y un afecto equilibrado“.

La violencia familiar preocupa a José Chamizo, Defensor del Pueblo y del Menor, sobre todo en los casos madre-hija, “algunos de ellos con una violencia desmedida, quizá porque la madre marca los límites de las adolescentes y pasa más tiempo con ellas”.

Si bien la delincuencia juvenil es típicamente masculina, en el ámbito de la violencia familiar se equiparan ambos sexos. E incluso se supera. El pasado año, el juzgado de menores de Jerez de la Frontera anotó por primera vez más casos de chicas infractoras que de chicos y buena parte de la explicación se debió a la violencia doméstica. Una joven, por ejemplo, maltrató durante seis meses a su madre por la prohibición de hablar por el teléfono móvil debido a un exceso de gasto. La chica rompió la televisión y varios muebles.

Fuente: europasur.es

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: